Categorías
Escrito por: Trilce O

Con absoluta alegría leí los comentarios que dejaron en el video que hice sobre sexo oral de los hombres a las mujeres para ChicaFresh.com, parece que algunos si se han enterado de que en pleno 2015 es un despropósito negarse al sexo oral (de él para ella de ella para él) y muchos, por lo menos en papel, la tienen clara “sin sexo oral no hay orgasmos en la GRAN mayoría de las mujeres.” Aparte de lo maravilloso que es tener uno, o varios orgasmos, la cuestión con el sexo oral es que nos acerca, nos permite conocernos y nos da placer- mutuamente. Yo chupo si tú chupas

Con eso en mente, dejemos las cosas bien claritas, ya va siendo hora de que todas las chicas del mundo (chicos también pero a ustedes les queda más fácil) que están teniendo sexo se la pasen fenomenal. Vale, a veces el tiempo no alcanza sino para un quickie, nadie se está quejando de que nos manden sólo a medio despeinar a la oficina por la mañana, pero por si no se les ha ocurrido pensarlo, tenemos sexo porque se siente bien. El mal sexo no se siente bien, se siente…mal. El sexo envidioso, donde lo único que importa es el placer propio se siente aún peor. Así que hagamos un pacto, yo chupo si tú chupas.

Aunque me vengan a decir que el orden de los factores no altera el resultado la verdad es que sí: los señores suelen venirse mucho más rápido que nosotras y en muchos casos (y sobretodo si ya hay cierto nivel de confianza o la susodicha les importa menos que la vida de Taylor Swift) caen como lápidas después de venirse. ¿En dónde quedan entonces nuestros orgasmos? En la caneca, en el olvido, en el baúl de los deseos por cumplir. Yo lo que propongo, muy justamente, es que acabemos con el historial de mujeres sexualmente frustradas. Yo chupo si tú chupas.

  • Que él comience nos ayuda a lubricar, nos hace sentir queridas, importantes y atendidas. La mujer que desconoce las maravillas del juego previo se tiene que poner esa como meta sexual No 1 para ya mismo.
  • Si él toma la delantera haciéndonos sexo oral, casi que nos asegura que si el resto de la historia va a ser más bien corta, por lo menos nosotras ya llegamos a la línea final.
  • Que el hombre nos haga sexo oral primero nos dice claramente que le importa nuestro placer y que no es un amante egoísta. Nadie quiere de pareja a un egoísta.
  • Si él empieza nos ahorramos el mal genio de que él siempre se viene y nosotras por ahí cada luna llena. Primero la damas, como bien dice el dicho.
  • Si lo establecemos así no existe el menor espacio para las quejas y la pereza. Si vamos a hablar de negocios se los pongo bien clarito: ¿quieres tu orgasmo? Dame el mío.
  • Ahora si después de que nos hagan sexo oral a nosotras la primera vez (si no ves nuestra cara descuajarse como un cuadro de Picasso lo más seguro es que estamos fingiendo -así somos de tontas con todo este asunto) y nosotras te hayamos devuelto el favor, eres más que bienvenido a volver segundas y terceras veces.

Lo que si no va a suceder querido, es que tu te ganes tu O muy felizmente, mientras a nosotras nos toca escurrirnos al baño a acabar la labor de la que te niegas a encargarte. Lo más balanceadito el asunto: “yo chupo si tú chupas”.

eat

Deja un comentario

Tu opinión nos importa (a menos de que sea mala leche)