Categorías
Escrito por: Trilce O

El silencio, sin lugar a duda, es el mayor y mejor de los cómplices de la violencia de género. Es en el silencio que los agresores pueden seguir ejerciendo su poder físico y emocional sobre las víctimas, muchas veces tras la fachada del “buen esposo”, “el empleado ejemplar” y “el novio del año”. Es allí mismo, en el silencio, que las víctimas pierden la noción de qué es real, de quiénes son y se desarman en un ciclo que las empequeñece y las devora. Por eso la iniciativa #CeroToleranciaAlAgresor comenzada por el colectivo Las Musas Descalzas y la poetisa Julie Laport a través de Facebook y Twitter es tan importante: es a través de la palabra que nuestras historias se vuelven reales, que el abuso se hace palpable, que las máscaras de perfección de los abusadores caen y que las mujeres (quienes hemos salido de las situaciones de abuso y quienes aún las siguen viviendo) encuentran un lazo común de apoyo y fortaleza.

La violencia sirve como una poderosa herramienta para mantener las inequidades de genero y surge en gran parte de raíces culturales que fomentan las agresiones como parte de la masculinidad. Golpes físicos, maltrato emocional, violaciones, agresiones sexuales y aislamiento hacen parte de la larga lista de formas de violencia de género. Aunque los hombres también pueden y son víctimas de la violencia doméstica, en su gran mayoría suelen cumplir el papel de agresores. Según el National Violence Against Women Survey, 15% de las mujeres serán víctimas de violación en algún momento de su vida. El Departamento de Justicia de los Estados Unidos, por su parte, asegura que el 95% de los detenidos por violación son hombres.

¿Por qué el silencio de las víctimas? La respuesta a esta pregunta es tan compleja y presenta tantos matices como ¿por qué se quedan en esa situación? De acuerdo con datos de LACASA Center, una organización dedicada a proteger, fortalecer y abogar por los derechos de las víctimas de violencia doméstica, abuso infantil y asalto sexual, la culpa, la pena, el miedo, el deseo de protección y la admiración hacen parte de las razones por las que las víctimas se mantienen en silencio.

A través del hashtag #CeroToleranciaAlAgresor Julie Laporte nos hace una invitación clara a romper el silencio por nosotras mismas, y por todas aquellas mujeres que sabiéndolo o no, están en una situación de violencia de género “La violencia nos ha tocado de cerca. Mis hermanas en letras y yo estaremos compartiendo en nuestros muros poemas, información e imágenes que aborden el tema de la violencia de género, de las relaciones dañinas y co-dependientes así como imágenes que busquen empoderar a las personas que viven en medio de este tipo de situación. Por favor, dale “Compartir” a nuestros mensajes. Ayúdanos a difundirlos. ¡Nunca sabes cuando puede tocarte de cerca a ti o a alguien a quien amas!,” escribió Julie ayer en su muro de Facebook. Estas son algunas de las respuestas recibidas:

1

2

3

4

58Si quieres compartir tu historia, opinión o mensaje de apoyo puedes hacerlo a través Facebook, Twitter e Instagram usando #CeroToleranciaAlAgresor.

Deja un comentario

Tu opinión nos importa (a menos de que sea mala leche)