Categorías
Escrito por: Trilce O

Lo sabemos: el smartphone nos está jodiendo las habilidades sociales, entre ellas el sexo.

Me declaro culpable: mi vida entera (o casi) órbita alrededor de mi iPhone. Mis emails, estatus de Facebook, Tweets, fotos de instagram, actualizaciones de Pinterest, búsquedas obsesivas en Spotify conversaciones en WhatsApp, me mantienen bastante ocupada (idiotizada) y es normal que me pierda las maravillas de la naturaleza como la caída de una hoja otoñal, un sismo de 5.1 o hasta las ganas de sexo que me grita el cuerpo. No soy la única, Yahoo! News dice que el estadounidense promedio pasa 23 horas a la semana entre emails, mensajes de texto y redes sociales. Yo no les creo ni poquito, si lo pensamos muchas de nosotras trabajamos en un computador por lo menos 8 horas al día y pasamos buena parte del tiempo “libre” esclavizadas a los smartphones, ipads y what-not. ¿En serio nos estamos preguntando por qué no tenemos sexo?

Sí, en vez de disfrutarnos las vivencias, las registramos, re registramos, editamos y compartimos con nuestros seguidores en redes sociales. Sí, cambiamos un diálogo con nuestra pareja por enfrascamos en los emails del jefe que “simplemente no pueden esperar” (¿cómo existían empresas multimillonarias antes de la Internet?) Sí, escogemos el tacto de una pantalla, sobre la caricia de nuestro amante. Sí, nos quedamos pegadas al computador hasta que el chico se duerme, nos quedamos sin sexo y nos levantamos (más) neuróticas sin saber por qué, y se joden nuestras relaciones ¿y nosotras? Corremos a Viper a contarle a nuestras amigas que viven al otro lado del mundo, antes de subir la foto de lo bien que estamos para que él la vea en Facebook. Ok, tal vez tú yo no estemos ahí aún, pero vamos para allá sin darnos cuenta.

    • Apaga el celu, toca su cara
    • Apaga el celu, róbale un beso
    • Apaga el celu, pregúntale sobre su día
    • Apaga el celu, métanse en la ducha
    • Apaga el celu, sonríele
    • Apaga el celu, disfruten el uno del otro
    • Apaga el celu, ten más sexo

Foto: Thinkstock 

Deja un comentario

Tu opinión nos importa (a menos de que sea mala leche)