Categorías
Escrito por: Trilce O

-¿De dónde viene?- Preguntó el oficial de inmigración

-De México- Le contesté yo con esa sonrisa forzada que guardo para las ocasiones especiales cuando me toca interactuar con la autoridad de Estados Unidos.

-¿Viajaba sola?- Continuó mientras revisaba una y otra vez la misma hoja de mi pasaporte, la que tiene la visa Schengen.

-No, con mi mamá-, le respondí. tratando de controlar el tonito altanero que se me sale a veces.

-¿Y dónde está ella?-

-En Colombia, ella vive en Colombia-, le dije mientras apretaba las ganas de ir al baño.

-¿Y a qué se dedica?-

Esa pregunta si me gustaba responderla. -Soy escritora, periodista y bloggera de sexo y relaciones.-

-¿Y todavía está casada?-

-No.-

-No entiendo, ¿cómo puede ser bloggera de relaciones si la suya misma es un fracaso?- Me preguntó sin más ni más.

¿Qué carajos tiene esto que ver con mi viaje fuera de Estados Unidos? Pensé.

-¿Me podrías dar tu teléfono?- Fue la última pregunta que hizo, en tono coquetón. Obvio que no le iba a dar mi teléfono, ¡patán!

Salí del aeropuerto furiosa, ¿quién le daba derecho a ese señor a llamarme fracasada sólo porque soy divorciada? ¡La mitad del mundo son una partida de fracasados entonces! Media hora de paseo en el Air Train de Newark y ya me había calmado. Me quedé pensando que hubiera podido darle mi teléfono, el tipo era medio simpático.

En honor a la verdad es mi acumulado record de relaciones “fallidas” lo que me da autoridad para hablar del tema y constituye una de las razones principales para empezar Ella y Su Sexo. En el colegio aprendemos matemáticas e historia, en la casa nos enseñan de modales y respeto, con los amigos aprendemos de lealtad y límites de consumo de alcohol, pero nadie nos habla de amor, nadie nos enseña, porque es una creencia general que eso se aprende con la práctica. Pues si a eso vamos yo tengo práctica de sobra.

Claro que una encantadora consejera de parejas que lleva felizmente casada veintitantos años con su novio del bachillerato tiene mucho que enseñar, pero su consejo vendrá mucho más de lo que aprendió en los salones de clases y el conocimiento que ha ido acumulando en su experiencia con distintas parejas. Lo mío es otra cosa, yo hablo desde el corazón que ha sido roto y reparado más de un puñado de veces, desde las sonrisas idealizadas que produce el primer amor, hasta las peleas triviales que genera la convivencia. si bien es cierto que en este momento mi vida sentimental está un poco en el limbo, no me arrepiento de nada de lo que he vivido, ni de ninguno de los momentos que he compartido con quienes han sido mis parejas, porque yo no veo al amor y las interacciones románticas como una carrera cuyas únicas opciones son el “éxito” o el “fracaso”, yo veo a las relaciones en pareja como procesos de construcción y sin lugar a duda como grandes escuelas.

No se “pierde el tiempo” con nadie, si es capaz uno de, pasada la tempestad del desamor, darse cuenta de lo mucho que se aprendió de uno mismo y de los otros seres humanos por estar con esa persona. Hay relaciones mágicas, otras devastadoras, existen relaciones maduras y otras locamente adolescentes (independientemente de la edad) pero todas nos enseñan algo, sobre la naturaleza humana, pero más importante aún sobre nuestra propia naturaleza. Las dinámicas de mi última relación no tienen absolutamente nada que ver con la relación que tuve hace 7 años, no sólo porque el señor en cuestión era diferente, sino porque yo soy diferente y las experiencias me han enseñado mucho.

Chicas, dejemos de darnos palo, no existe el “fracaso en el amor”, existen personas que se unen bajo condiciones apropiadas en momentos apropiados y con las herramientas personales para navegar una relación enriquecedora de manera sana, y existen personas que fuerzan relaciones en momentos inapropiados, bajo las premisas de miedo o soledad, con expectativas irrealistas y pocas herramientas. También existen miles de tonos de grises entre medio. El amor es una escuela, y el único error que se comete es no hacer la tarea ni retener las lecciones.

 

 

 

Deja un comentario

Tu opinión nos importa (a menos de que sea mala leche)