Categorías
Escrito por: Trilce O

A menos de que el evento haya estado acompañado de una cantidad sobrehumana de alcohol, lo más seguro es que décadas después aún recuerdes la experiencia de tu primer beso. De más que lo recuerdas con algo de efectos especiales y música de Disney. Mi primer beso no fue con el amor de mi vida, ni con el chico que me gustaba en el colegio. No recuerdo haber practicado para ese momento ni con la mano, ni con el espejo, ni con mi mejor amiguita. Lo que si recuerdo con absoluta claridad son las ganas profundas que tenía se sentir unos labios calientes pegados a los míos y una lengua húmeda jugueteando con la mía. Mi primer beso no fue un asunto romántico, sino carnal y absolutamente necesario. Mi primer beso se lo robé a un primo, 7 años menor que yo y fue delicioso. Ahí no hubo magia, pero si mucha carne contenta.

Tal vez por eso a mi no me tocó el nervio emotivo el video que se hizo famoso hace un par de semanas de los extraños besándose por primera vez. No por que no haya tenido yo, después de esa primera experiencia, otros muchos besos que si fueron románticos y me produjeran cosquilleos en la panza, es más que cada beso me ha salido del deseo de la carne, de forma natural y jamás se me ha hecho incómodo. Aún así puedo entender, aunque sin relacionarme, el alboroto con el First Kiss video.

La directora Tatia Pilieva le pidió  20 extraños que se besaran por primera vez frente a su lente y de pronto el video de 3:28 de fue viral. OMG’s, Love it’s y how cute’s se adelantaron a los please stop it’s y no more kiss video’s armando lo que suele armar la viralidad- revoluciones digitales pasajeras. Parecía natural que la georgiana (el país, no el estado) siguiera esta romántica dirección después de haber dirigido In Men We Trust, una serie de televisión sobre la búsqueda del hombre ideal por parte de un grupo de mujeres inteligentes y exitosas. En su escaso perfil de IMDb la adoptada eleña (LA) lista a First Kiss como un corto, no como un documental.

¡Ajá! Publicado en marzo 10 y con más de 76 millones de visitas en YouTube el video resultó ser una campaña publicitaria para la marca Wren Studio. Brillante, desde el punto de vista de mercadeo, pero algo desilusionante para las que se salieron de sus chiros gritándole al computador “¡bésense!” De la mano con esta noticia se fue el nerviosismo, la incomodidad, las risas nerviosas, la necesidad de apagar la luz, el deseo de darles un trago y hasta las ganas de llamar al que se robó (o se dejó robar) el primer beso.

No me voy a ir al extremo de Christopher Hooton y decir que el “amor verdadero ha muerto” y hasta aplaudo la genialidad de la campaña publicitaria, pero simpatizo con la ruptura de corazón que dejó saber que los humanos comunes protagonistas de la historia van desde modelos y actores hasta roqueros, entre ellos el vocalista y guitarrista de OK Go, Damian Kulash y la actriz Jill Larson.

La magia del primer beso de la vida, o el primer beso con un extraño sigue existiendo (fashion y advertising de por medio o no) y se da en todos los rincones del mundo cada minuto. Puede que no despliegue una sinfonía de fuegos pirotécnicos, pero de que la hay, la hay.

Para las que no lo han visto, o para las que lo quieren repetir:

¿Vas por ese primer beso o quieres explorar más técnicas? Mis amigas de Good Vibes me regalaron Kissing a Field Guide para compartir con una mis lectoras (sorry chicas, sólo las de EEUU) Dale like a mi página de Facebook y mándame un mensaje interno sobre el beso que más recuerdas. Anunciaré la ganadora en mi fan page el 14 de abril. Happy kissing!

kissing-

Deja un comentario

Tu opinión nos importa (a menos de que sea mala leche)