Categorías
Escrito por: Trilce O

Ah, squirting: algunas mujeres lo tienen, otros lo quieren, algunas mujeres lo confunden con pis y se asustan y una gran cantidad no los puede diferenciar. (Y sí, hay diferencias) El famoso punto G o próstata femenina se ha estudiado desde los 40’s, para sorpresa de nadie ni el punto G ni la eyaculación femenina han sido demostrados. ¿Es el squirting entonces sólo un deseo de nosotras?

Beverly Whipple, coautora de The G Spot and Other Recent Discoveries About Human Sexuality, lo pone en palabras “Tal vez el problema fue llamarlo ‘spot’, porque nos hace pensar en algún tipo de botón mágico que genera intenso placer. Sin embargo, nunca dijimos que se tratara de una unidad anatómica independiente, más como una parte de la vagina que es más sensible que el resto”. A ver gente, no es un botón y no debe ser presionado como si lo fuera.

En 2009 la ginecóloga francésa Odile Buisson publicó una hipótesis muy interesante: el punto G es más no es más que una extensión del clítoris, de ahí su extrema sensibilidad. La próstata femenina es la extensión del clítoris que viven en las paredes internas de la vagina. Si esta teoría es correcta el clítoris mide unos 8 cm de largo y puede ser estimulada desde el exterior o en el interior. Antes de este descubrimiento se había determinado que el clítoris tiene 8.000 terminaciones nerviosas, ¿te imaginas cuántos son en realidad? Party in our panties!

Let’s get down to the squirting business:

¿A quién hay que agradecer?

La glándula de Skene, situada en la pared superior de la vagina, cerca de la uretra, es responsable de la producción de la eyaculación femenina.

¿Orina o squirting?

Si huele a pis, luce como pis y macha tus sábanas como pis-bueno, es pis. Squirt tiene generalmente un color claro o blanquecino, y de cero a muy poco olor. Si no está segura siempre puedes probarlo. Vamos, ¡son tus propios fluidos!

Ok, pis, ¿en serio?

Sí, en serio, Cosmo informa que “cuando el útero se contrae durante el orgasmo, puede estimular las contracciones en los órganos cercanos, como la vejiga.” Si no te sietes cómodo con esta ocurrencia, intentan vaciar el depósito antes de comenzar. No está garantizado que no se escape un chorrito igual.

¿Una bendición de las masas?

Ninguna conclusión decisiva que se ha alcanzado en cualquier dirección, pero algunos médicos insisten en que no todas las mujeres tienen una glándula de Skene. Otros simplemente se debaten si todas las mujeres tienen la capacidad de squirt. ¿Mi enfoque? Si tienes curiosidad, pruébalo.

¿Eyaculación= orgasmo?

No, son cosas separadas. Beautiful disaster el micrófono es el tuyo:

sweet

En mis palabras, se puede squirt sin orgasmo, puede alcanzar el orgasmo sin squirt, si eres una chica afortunada puedes hacer ambas.

Dado que el squirting tiene todo que ver con la presión constante sobre la glándula de Skene (punto G) y el 75% de las mujeres necesitan la estimación del clítoris para alcanzar un orgasmo, más les vale ser excelentes multitaskers.

¡Vamos a hacerlo!

(Esto no es una guía a prueba de balas podría funcionar o no dependiendo de cada chica)

-Relájate

-Acuéstate

-Estimula el clítoris para aumentar el flujo de sangre. Puedes utilizar un lubricante a base de agua.

-Inserte el medio y el dedo índice o el dedo medio y el anular en la vagina con tu palma hacia arriba. No del todo, el punto G está a sólo unos centímetros de profundidad. Lo sentirás un poco áspero.

-Masajea, pensiona y dale toques rápidos a tu punto G.

-Combine esto con los ejercicios de Kegel, es decir, contraer y liberar los músculos de la vagina.

Ensaya esto o una variación de esto y…¡Feliz squirting!

Foto: Ron Chapple Studios

Deja un comentario

Tu opinión nos importa (a menos de que sea mala leche)